Hosting por dinahosting

Quique Lambea: “Los entrenadores son el activo más importante del club”

qqqqqq

Quique Lambea se incorporó como coordinador del Zaragoza Femenino el pasado mes de diciembre. El aragonés regresó al club tras haber sido segundo técnico del primer equipo (2007/08 – 2008/09) y entrenador del filial (2009/10 – 2010/11). Finalizada la temporada para la mayoría de los equipos de la base llegó el momento de realizar el balance de lo logrado hasta la fecha y marcar las directrices de lo que será el futuro.

¿Qué balance haces de la temporada que termina?

Realmente sería muy osado hacer una valoración de la temporada puesto que me incorporé al club en diciembre, cuando todo estaba en marcha y los equipos llevaban su dinámica de trabajo. Mi primer objetivo fue el de dedicar un tiempo de observación y análisis para conocer cuál era la situación real del club en relación a los entrenadores, a las jugadoras, a los padres, las sesiones de entrenamiento, el desarrollo de las competiciones…

Naturalmente, no podíamos entrar como un elefante en una cacharrería y desmantelar todo lo que estaba en funcionamiento, pero sí que podíamos tener una referencia para apoyar y reforzar los aspectos que se estaban realizando bien y modificar o corregir los que no se amoldaran al proyecto que había presentado al club. Fue entonces cuando empezamos a implantar una serie de actuaciones con la única intención de conocer su grado de aceptación; introducimos un segundo entrenador en los equipos de la base que no lo tenían, marcamos unos objetivos mensuales y establecemos una doble vía de comunicación continua con los entrenadores, todo ello para poder ir dando forma en estas últimas semanas a la estructura deportiva que queremos consolidar a partir de la próxima campaña.

¿Cuál será la estructura que presente la base la próxima temporada?

La próxima temporada estructuraremos las distintas categorías por etapas, de modo que contemplemos la etapa de iniciación-formativa y la de perfeccionamiento y trabajo específico. A partir de ellas trazaremos una metodología, una línea de trabajo que nos permita alcanzar los objetivos que contemplan este proyecto.

¿Qué características tendrá esta metodología respecto a las jugadoras?

Está claro que las jugadoras son las auténticas receptoras de esta metodología y las que nos tienen que ir dando validez al trabajo propuesto. Si nos centramos en la estructura citada anteriormente, nuestra labor con las niñas que se encuentran en las categorías de iniciación debe centrarse en su formación integral, en formar personas más allá de futbolistas. Este objetivo se conseguirá con el desarrollo de todos los ámbitos; Cognitivo-táctico, cordinativo-técnico, condicional, socio-afectivo y emotivo-volitivo. Todo ello con la firme intención de formar a través del fútbol, de procurar el desarrollo de los mecanismos perceptivo y decisional de las niñas para que sean jugadoras creativas, con iniciativa, autónomas…

Buscamos que las niñas desarrollen en cada una de las categorías todos los contenidos que están indicados para su edad, consiguiendo de esta forma una evolución lógica y evitando que puedan presentar carencias en la categoría superior, carencias que podrían suponer un retroceso en su proceso formativo. No nos podemos permitir saltar etapas, hemos de abandonar la costumbre de tratar a los más jóvenes como pseudo adultos. Cada edad debe ir relacionada con un trabajo óptimo que nos garantice a largo plazo la posibilidad de ver jugar a nuestras pequeñas en nuestros primeros equipos.

Por otro lado hablaríamos de las jugadoras que se encuentran en la etapa de perfeccionamiento y especificidad, en esta fase los objetivos a afianzar cambian radicalmente. Si el trabajo en las primeras etapas ha sido positivo nos ocuparemos en este periodo de modelar las tareas de estos grupos en relación a la primera plantilla del club. El primer equipo servirá como ejemplo para el desarrollo de los principios técnico-tácticos y de los principios ofensivos y defensivos que deben adquirir nuestras jugadoras para favorecer su incorporación a la dinámica del primer equipo y de este modo trazar una lógica vertical que ponga en valor la filosofía del club.

¿Qué papel desarrollarán los entrenadores en esta línea de trabajo?

Sin ninguna duda, los entrenadores se convierten en el pilar más importante sobre el que implantar esta idea que estamos desarrollando, ellos tienen que convertirse en el activo más importante del club y como tal han de ser considerados y tratados. Los entrenadores son las personas que pasan el mayor tiempo con nuestras jugadoras, los transmisores de las ideas deportivas y de los valores, además son quienes van a pasear la imagen del club por el resto de la geografía aragonesa, es por todo esto por lo que tenemos que ser capaces de rodearnos de los mejores profesionales posibles. La relación con la coordinación deportiva va a ser continua a lo largo de la temporada, tanto en el desarrollo de los objetivos a alcanzar como en las directrices marcadas en los entrenamientos y las competiciones.

En el Zaragoza Femenino queremos un grupo de entrenadores colaborativos que compartan sus experiencias y que interactúen para crecer y mejorar como formadores. Como ya hemos hecho este año, de manera puntual, debemos conseguir que cada uno de los técnicos conozca toda la estructura del club compartiendo sus entrenamientos con otros equipos y formando parte de otros cuerpos técnicos de la entidad. En definitiva, lo que se persigue es crear un sentimiento de pertenencia al club por parte del técnico, que este se sienta parte importante del proyecto y que se le reconozca el tiempo dedicado a la formación de nuestras jugadoras.

También te puede interesar...